Reformas efectuadas en el Santuario de la Virgen de la Soledad.

martes, 13 de noviembre de 2012

Nunca digas, no sé.






Nunca digas, no sé, no valgo, no puedo,
no tengo fuerzas, no entiendo,
esas cosas son para los que saben.
Para hacer Iglesia y Pueblo
todos valemos, sabemos y podemos.
Si tienes cinco pon cinco;
si tienes dos pon dos;
si tienes uno pon uno.

Si eres ciego sostén al que es cojo;
si eres cojo guía al que es ciego;
si eres cojo y ciego aún puedes cantar
que no es poco en tiempo de desencanto.
Se valiente y humilde
para descubrir y reconocer tu don;
acéptalo y acéptate a ti mismo con él.
Si Dios te dio corazón
que tu boca no falte en la hora de la fraternidad.
Si te dio alegría,
que tu alegría no falte en la fiesta de los pobres.
Si Dios te hizo reflexivo
que tu reflexión no falte a la hora de medir los pasos
para conseguir un mañana mejor.

Si Dios te hizo entendido, aporta
tu entendimiento para que el pueblo crezca.
Si Dios te hizo capaz de crear unidad,
pon esa habilidad
al servicio de la unidad que nos libera.
¡Anímate!
Juntos hacemos pueblo.
Juntos hacemos Iglesia.
Juntos formamos la devoción a María en su advocación de la Soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario