Reformas efectuadas en el Santuario de la Virgen de la Soledad.

martes, 9 de septiembre de 2014

Virgen Amada de la Piedad

En la tarde noche de ayer fiel a su cita anual los iznajeños venidos de muchas partes se reunían entorno a su Madre y Protectora de la Piedad y ella se disponía a bendecir a todos sus hijos y a protegerlos solícitos bajo su manto maternal. Los costaleros, esos hombres que esperan llevar a la Virgen encima de sus hombros, muchos haciendo cola desde el día anterior, la Stma. Virgen lucía en esta ocasión el manto verde y su corona antigua.

La comitiva la encabezaba la Agrupación Musical SPQR Los Romanos de Iznájar acompañando la Reina y su Corte de Honor Infantil y Juvenil del 2014, Banda Municipal de Iznájar, la Hermandad de Ntro. P. Jesús Nazareno de Algarinejo, Corporación Municipal, Hermandades y Cofradías de la localidad, Hermana Mayor y las autoridades religiosas con su Párroco D. Jaime Porras Arrebola y el Guardian del Convento de los Padres Franciscanos de Lucena Fray Joaquín Pacheco Galán Ofm.

En el ambiente se podía palpar la verdadera devoción cuando piropean a la Virgen con sus Vivas pequeños y grandes, engalanando las casas con lo mejor que hay en ellas y las pruebas de fe condensadas en tantas oraciones silenciosas de petición y acción de gracias, flores para la flor más bella, cientos de personas de Iznájar, sus aldeas, Rute o Puente Genil formaban una marea humana cual candil escoltando durante todo el recorrido el discurrir de la Virgen por su pueblo.

Momento inolvidables y llenos de encanto esperado por miles de almas tras su parada en la Venta, rememorando tiempos antiguos donde se encontraba su Santuario, la Virgen enfiló la Calle de la Puerta del Rey donde impacientes el pueblo la esperaba, en esos momentos no hay cansancio, en sus rostros se refleja la felicidad que solo Ella puede transmitir en esos momentos. 

A la llegada de la explanada  a su Santuario todos los vecinos como última súplica entonaron el Himno a la Stma. Virgen, al filo de las 1:00 se producía la quema de una colección de fuegos y la Virgen se despedía, una vez, en el interior del templo y colocada la Sagrada Imagen en el presbiterio se procedió al Piadoso Besamantos que cobija a tan bendita imagen. Sin asombro de duda quedarán grabado en nuestros corazones estos momentos de devoción, piedad y religiosidad popular, pidiendo a la Stma. Virgen nos bendiga como hijos suyos y nos proteja en el caminar de nuestra vida.

¡Viva la Virgen Bendita de la Piedad! ¡Viva la Madre de Dios!



Fotos: Antonio Arcos y Redacción

r

No hay comentarios:

Publicar un comentario